– Siempre me gustó tu arte, pero cuando la descubrí a ella, cosa que hice bastante tarde para mi pesar y vergüenza, de un manotazo te bajé unos peldaños del pedestal en el que te tenía.

– Eres una ignorante, el mundo entero valoró y valora mi genialidad. Tú eres una niñata insustancial que no sabe ni de qué habla.

– Puede ser, pero me has parecido un copión. Aparte de un chaquetero ambicioso, pero eso siempre lo pensé de ti. Y a pesar de ello te admiraba. Y te admiro. No digo que tu arte no lo sea. Solo digo que no es tan sumamente original como yo creía.

– No ha vuelto a haber -ni habrá- nadie como yo. Soy único.

– Sí, como todos los seres humanos. Tus excentricidades te hacen peculiar, no único. Tu arte te hizo inmortal. No hace falta otro Dalí. Ya existes.

– ¿Qué es lo que quieres entonces?

– Quiero que me digas qué es lo que más te sobrecogió de la pintura de la Kahlo.

– No sé quién esa esa. Lo desconozco por completo, y no porque yo sea un ignorante, sino porque solo me ocupo de las cosas relevantes y esa señora no lo es. En absoluto.

– ¿Cómo puedes negar su importancia si no la conoces? ¿Acaso te estás apropiando de la personalidad de tu hermano muerto para pronunciarte sobre ella? No te juzgo, debe ser muy fuerte que tus padres te dijeran que eras su reencarnación. ¿No quieres decirme nada de Frida entonces?

– No. Hoy no. Quizás otro día. Mi hermano y yo somos la misma persona, no puedo apropiarme de nada suyo porque yo soy él. Y él soy yo.

– Creo que deberías ir a terapia, Salvador. Si es que donde estás hay, que debería. Tus padres no tendrían que haberte hecho creer eso. Es cruel y dañino. Y falso. Quizás ellos acomodaron en ti su dolor por la pérdida y que así fuera más llevadera, pero no está bien. Y tú, en el fondo, lo sabes.

– Me voy, no quiero hablar más.

– Pero, ¿vendrás otro día a charlar conmigo? ¿Podremos hablar de Frida el próximo día?

– No lo sé, Quizás. O no. A lo mejor no vuelvo.

– Si lo estás deseando…

SILENCIO

Puedes ayudarme a cumplir mi sueño de publicar mi primera novela realizando una microdonación en https://paypal.me/ioescritora?locale.x=es_ES o realizando una suscripción mensual de 2€ o 5€ en https://patreon.com/ioescritora
De ambas maneras estarás contribuyendo. Gracias infinitas.

Deja un comentario