I’m not angry. No estoy enfadada, solo decepcionada. I’m just disappointed.

Pues eso. Qué verdad es que cuando una puerta se cierra una ventana se abre; o dos, o tres. O aparecen puertas que no habías visto hasta ahora. Se cumplen plazos no escritos, personas que creías que siempre iban a estar en tu vida, de pronto parece que ya han cumplido su cometido y te das cuenta de que ya no. Ya habían concluido sus atribuciones hacía tiempo, pero seguían ahí porque te esforzabas porque así fuera.

Personas que aparecen de pronto, “por casualidad” –sí claro-, que vienen a sustituir de alguna manera a las que ya no están, metafóricamente hablando. Todo tiene sentido, todo tiene un por qué, y lo tienes delante, pero hasta que no te metes una buena hostia no lo ves.

La hostia es tan grande que te tira de espaldas y te quedas en el suelo, o quizás más abajo, al fondo del todo. Poco a poco te levantas, te vuelves a caer en algo que se abre bajo tus pies, pero vuelves a intentar erguirte a pesar del dolor. La primera vez que lo haces te tambaleas, como si se te hubiera olvidado cómo se usan las putas piernas, como si estuvieras aprendiendo de nuevo a caminar. Lo miras todo con otros ojos: tu mirada atesora ahora la curiosidad de un bebé junto a una precaución centenaria.

Sabes quiénes son los que te están ayudando a empezar el camino, sabes qué manos agarras y te sostienen, aunque no estén presentes en ese justo momento. Te sorprendes: resulta que hay algún faro que no esperabas encontrar y es muy reconfortante descubrirlo, justo ahora, cuando lo necesitas. Pero también hay chascos: te das cuenta que hay brazos que esperabas, pero que no están.

No estoy enfadada. Estoy decepcionada.

Y no me importa. Porque estoy. Porque soy. Con eso, ahora mismo, me basta.

denegro
Puedes ayudarme a cumplir mi sueño de publicar mi primera novela realizando una microdonación en https://paypal.me/ioescritora?locale.x=es_ES o realizando una suscripción mensual de 2€ o 5€ en https://patreon.com/ioescritora
De ambas maneras estarás contribuyendo. Gracias infinitas.

Deja un comentario