La sangre pesa. El cuerpo está tumbado, boca arriba y tiene los ojos cerrados.

Siente cómo la respiración avanza por los pulmones hasta llegar a un tope, en el que se desinflan, como el globo abandonado del último cumpleaños en un bar. No siente los dedos de las manos. Quizás se hayan volatilizado. Quizá abra los ojos y no estén, invisibles.

La sangre pesa. Cuando todo sea ceniza dejará de hacerlo. Todo se mezcla, formando uno, para flotar en el aire. Todo lo que durante una vida ha sido cuidado y mimado, para quedar reducido a polvo.

Todo lo comido, lo disfrutado y lo sufrido. ¿Dónde está? Se desvanece, como si nada.

El mundo sigue su curso mientras se mira por una ventana la vida pasar. Todo continúa como si nada: coches, camiones, motos, personas que los conducen; otras andando. Como si nada. Como si la sangre no pesara, como si el aire no se acabara, como si los dedos de las manos fueran a estar siempre ahí. Como si la inmortalidad fuera nuestra. Como si la certidumbre más cierta fuera para los demás. Nunca para uno.

La sangre pesa. Se puede sentir su recorrido por las pequeñas venas y las arterias principales, como los cauces de los ríos que estudiábamos en la EGB. Va sola, no se detiene nunca. Hasta que se para. Dicen que no hay nada que dure para siempre, pero es mentira. La muerte. Pesa. Es como agua estancada. No se mueve.

Por eso la vida, en su antítesis, es lo que es: finita, corta, fluida. A veces pesa, como la sangre. Pero siempre fluye, como el río que lleva agua. Como la sangre que recorre el cuerpo, tumbado, boca arriba. Que abre los ojos sintiendo la dicha de poder hacerlo.

El cuerpo está tumbado y se incorpora. La clase ha acabado.

El cuerpo, sentado en el suelo, junta las palmas de sus manos y las sube a su frente, bajando la cabeza. Da las gracias por existir. Namasté.

https://go.ivoox.com/rf/60768366

Puedes ayudarme a cumplir mi sueño de publicar mi primera novela realizando una microdonación en https://paypal.me/ioescritora?locale.x=es_ES o realizando una suscripción mensual de 2€ o 5€ en https://patreon.com/ioescritora
De ambas maneras estarás contribuyendo. Gracias infinitas.

Deja un comentario