Quizás porque miré lo que faltaba y no lo que tenía.

Quizás porque no me sentía -ni me siento- identificada con esa minoría ruidosa que muchas veces silencia al resto.

Quizás porque el exterior desconocido siempre es más atractivo que lo que ya se domina y se sabe hasta con los ojos cerrados.

Quizás porque sellé mis sentidos pensando que ya lo había visto, sentido y olido todo.

Quizás porque es más fácil ver a través de los ojos de otro que por los propios.

Porque quiero hacerlo todo y no puedo hacer nada.

Porque quiero volar, pero en verdad no.

Porque a veces me gustaría desaparecer, pero sé que es injusto y no debería ni pensarlo.

Porque el tiempo pasa y no quiero que lo haga.

Porque quiero detenerlo y se me escapa de entre los dedos.

Porque el mundo está lleno de injusticias, pero a mí me duelen las mías, las que me desgarran por dentro y no permito que afloren ni a mis ojos.

En algunos momentos tengo la sensación de estar rota, aunque por fuera esté sin un rasguño. A todos nos pasa, supongo.

En otras ocasiones me siento confinada en una jaula, preciosa y exquisitamente decorada. La puerta está abierta. A veces asomo la cabeza; otras yo misma la cierro y me acurruco en un rincón.

Esos son los momentos malos.

Pasan.

Como los buenos.

Y entonces respiro. Tomo aire fuerte, intentado llenar mis pulmones de algas y salitre.

Abro los ojos y me siento tan afortunada que no comprendo a ese otro yo que me acosa e intenta envolver mis sentidos con visiones futuras carentes de objetividad. Cuando respiro, y estoy presente, y soy consciente de la bienaventuranza que me rodea en este momento -AHORA- entonces no tiengo miedo.

Se va y su lugar lo ocupa la alegría que tanto me caracteriza, las ganas de hacer todo. O de no hacer nada. Da igual.

Es cuando estoy AGRADECIDA cuando mejor me siento.

Y, a veces, eso ocurre cuando me doy cuenta de lo privilegiada que soy por vivir en un sitio colmado de luz y de sal, rebosante de inspiración y genialidad.

Cuando miro mar adentro.

Puedes ayudarme a cumplir mi sueño de publicar mi primera novela realizando una microdonación en https://paypal.me/ioescritora?locale.x=es_ES o realizando una suscripción mensual de 2€ o 5€ en https://patreon.com/ioescritora
De ambas maneras estarás contribuyendo. Gracias infinitas.

Deja un comentario