¿En qué momento nos olvidamos de soñar?

En qué momento Fantasía comenzó a ser devorada por La Nada porque dejamos de alimentarla con nuestros sueños e imaginación. Por qué dejamos de imaginar, cuando es una de las mejores cosas de la vida, es gratis y, sobre todo, necesario. ¿Por qué decidimos un día que Fantasía no era importante? ¿Quién nos hizo creer eso y para qué?

“Las personas que no tienen esperanza son fáciles de dominar y quien tiene el dominio tiene el poder”. Así de sencillo. En el momento que dejamos nuestros sueños en manos de otros estamos entregando el poder sobre nosotros, sobre lo que somos y lo que seremos. Y nada ni nadie conoce nuestros interiores tan bien como para tomar honradas decisiones por nosotros, por lo tanto, estamos abocados al sufrimiento de querer ser y no poder porque no tenemos el control.

¿En qué momento me olvidé del mensaje de La Historia Interminable? ¿En qué momento consentí, después de haberme leído el libro y ver la película cuando era una niña, recordar únicamente a los personajes sueltos y a La Nada como el agobio supremo? ¿Y el resto? ¿Dónde fue a parar?

No lo sé, pero estar, estaba. Porque tenía grabado en las tripas lo que me hizo sentir y eso fue lo que saltó como un resorte, cuando la vi en la cartelera del cine. Leer, los libros, Fantasía, soñar.

“No te rindas nunca y la suerte te acompañará siempre”. Y no soy yo mucho ni de “siempres” ni de “nuncas”, pero es que esta frase es pura magia. Ya sé que suena muy unicornio, pero ese “no te rindas nunca” lleva implícito “ni cuando las cosas se pongan feas, que se pondrán”; porque si continúas, en algún momento, dejarán de serlo. “No hay mal que cien años dure, ni cuerpo que lo aguante”. Entonces parecerá suerte, pero en realidad no es más que enfoque y, aunque en algún momento tengas que frenar para coger aliento, en ningún instante te detienes. Avituallarte nunca fue rendirse, sino tomar fuerzas para proseguir.

Las alegorías de la película son bestiales. Qué sencillez dulcemente enrevesada: no se puede luchar contra la Tristeza, los esfuerzos solo harán que te hundas más en ella. Hay que dejarla estar, aceptar que existe. Ya visitarás lugares más hermosos. Volveremos a Fantasía, ese lugar que nunca debimos abandonar.

Puedes ayudarme a cumplir mi sueño de publicar mi primera novela realizando una microdonación en https://paypal.me/ioescritora?locale.x=es_ES o realizando una suscripción mensual de 2€ o 5€ en https://patreon.com/ioescritora
De ambas maneras estarás contribuyendo. Gracias infinitas.

2 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s