Acabo de vé una noticia sobre el «Carnaval de Cádiz» en er Diario más mentiroso der mundo y no me jierve la sangre porque con este frío é difíci que llegue a punto de ebullición.

Con tó mis respeto a otras provincia, sus ciudadano y su Carnavá, mi cabreo no es con ellos, sino con er sé humano que ha escrito el articulito de marra: «Córdoba no renuncia al Carnaval»; ahora resurta que en Cadi sí renunciamo, que nos da iguá, que qué más da, si totá es una pandemilla de ná, qué flojos que somo.

Lo mismo es que yo estoy má sensible de lo normá. O a lo mejó er que ha escrito lartículo no ha pensao que nuestro Concurso no dura tres día, sino un mes; que nuestra Calle no es aglomeración, es bastinazo de codo en la boca. A lo mejó no ha pensao que los coro están formado por uno 45 componente. A lo mejó no ha caío en la cuenta de que reunirse pansayá en un locá, ques una lata sardina, quince persona, va contra la ley antibicho (o eso creo, porque con tantos cambio no estoy segura, sino majarona perdía). No sé cómo lo habrán gestionao los cordobese, pero compará una cosa con otra, poniendo la puntilla en que los gaditano sí renunciamo a nuestro modo de está é -ademá de innorante-, de mu mala baba.

Yo ando con pena y espero con cierta esperanza que, una vé llegada la fecha, y según cómo esté la cosa con este viru que los gaditano hemo utilizao para cargarno la Fiesta porque nos pa tanto, argo se pueda celebrá. Y si no, no preocuparse que el año que viene nos desquitaremo pero bien.

Quizá haber propuesto unas Gala de Carnavá pero con una muestra de la agrupación, no completa, hubiera sío una fórmula que hubiera calao má. O no. O hacerlo en patio y locale de hostelería que cumplieran la normativa, ademá de en er Falla. Lo lógico hubiera sío reunirse con ello pa vé qué se podía hacé; pero bueno, esto no es nada nuevo en el panorama carnavalesco. Ni er Covi ha podío con los ego.

Estoy segura de que si se puede hacé argo se hará, porque si yo estoy que me subo por las parede,
me imagino que los que se suben a las tabla deben andá sin pisá er suelo.

Ando mustia, revenía, como que me farta argo… Qué va a sé… El venenito que cada año recorre mis vena con sabiduría nueva durante un mé, pa liberarla a poquito poco durante tol año. Lo único bueno: queste año no tendré la pena cuando acabe; lo malo es que la pena esta que tengo no se me quite en tor 2021, añito que -visto lo visto- promete que se caga la perra.

La Lola está triste, ¿qué tendrá la Aliloi? Po qué va sé…

Puedes ayudarme a cumplir mi sueño de publicar mi primera novela realizando una microdonación en https://paypal.me/ioescritora?locale.x=es_ES o realizando una suscripción mensual de 2€ o 5€ en https://patreon.com/ioescritora
De ambas maneras estarás contribuyendo. Gracias infinitas.

Deja un comentario