Ansiedad y velocidad aterradora.

No para. Continúa, así reviente. Parece que es lo que busca. Explotar. Mente. Cuerpo. Cerebro. Corazón. Se inmiscuye en cada célula de lo físico y escarba hasta el alma. Gusano inmundo. Pensamientos que corren hacia el tenebroso abismo, hasta hacerse realidad en cada poro. Capullo.

Respiración agitada, taquicardia, llanto lacerante. Punzadas. Extenuación. Emociones y pensamientos enhebrados a la perfección. Nada en el exterior. Ninguna certeza. No hay información. La mente ya la ha creado y la profesa: dogma de fe, religión. Barbarie retroalimentada. Cuerpo y mente. Insomnio. Frío. Tristeza, mientras la alegría de unos premios de cine intentan acoger el presente. No es suficiente.

El gusano se hace mariposa. Negra. Sucia. Elegante. Cuando agita sus alas provoca la tormenta perfecta. Su revoloteo avisa de la tempestad. Mariposa negra que da la alerta. Mente que no entiende, aterrada. Esta vez no conseguirá posarse y batir las alas, provocando el desastre: manotazos descontrolados al aire, fruto de la desesperación. Lucha inútil. Esquiva y avispada.

Mariposa negra. Sé buena y avísame. Control, respiración. Ya que estás, oriéntame. Te acepto, estás aquí conmigo, en silencio. Pero no me traiciones. Sé mi amiga. Alea a mi alrededor para darme un toque de atención, prometo no intentar cazarte ni estamparte. Sería cazarme y estamparme. Ahora lo sé. Pero adviérteme, permite algo de control sobre las consecuencias de tus viajes a mi conciencia. Ahí estás, quieta. Parece que no hayas roto un plato, invisible.

Te miro de frente, no eres más que una mariposa. Negra, que me ensucia el alma. Porque te lo permito, sufrimiento que expía la culpa. Culpa que no existe. Responsabilidad que no es tuya. Ni mía. Invención. Miedo. Consentimiento inocente a lo ajeno y tú, parásito, lo acarreas a mi mente de aduanas abiertas.

Mariposa, siempre vas a estar conmigo. Llevémonos bien. Para un poco esa celeridad espantosa. Voy cerrando fronteras. Ahora mando yo. O no.

Puedes ayudarme a cumplir mi sueño de publicar mi primera novela realizando una microdonación en https://paypal.me/ioescritora?locale.x=es_ES o realizando una suscripción mensual de 2€ o 5€ en https://patreon.com/ioescritora
De ambas maneras estarás contribuyendo. Gracias infinitas.

Deja un comentario