Navidad. Una fiesta solidaria. Y, en según qué circunstancias, la Navidad se hace eterna.

Que digo yo que podrían tener entonces un poco más de miramiento y no empezar con toda la parafernalia a mediados de noviembre. No por nada. Entiendo que estamos en una economía consumista, que hay que vender y comprar.

Y los turrones puestos desde el mes de octubre.

Para las personas que vemos estas fechas con dos caras porque nos gustan, pero echamos de menos a personas que están de otra manera, es poco menos que un calvario.

Porque antes no se encendían las luces hasta el 8 de diciembre, que era como para ir haciéndote a la idea, poco a poco pero ya está ahí. Hasta ese día no se escuchaba nada de Navidad, felicidad, amor en familia, ni trufas en vinagre.

Pero es que estamos A PUTOTRECE DE DICIEMBRE y yo ya estoy hasta el mismo. Se hace muy cuesta arriba llevarte tanto tiempo escuchando que llega, que llega, que llega la Navidad y todavía queda una ‘mierdisemana’ y media por delante.

Es como el cuento del lobo, que viene, que viene. Y cuando viene ya es que se te han quitado las ganas de hasta de asomar la nariz.

Porque hacemos un esfuerzo para que siga siendo bonito, pero claro… Lo que antes eran dos semanas, ahora es mes y medio. Y ya lo que estas deseando es que pase de una vez, que quiten las putas luces y que dejen de echar anuncios de turrón y villancicos en la tele. Que llegue mi día favorito del año y ya está.

Y los de Apple que han hecho un anuncio del iPad que se van a forrar. Como si ya no lo estuvieran. Forrados digo. Pues eso.

Puedes ayudarme a cumplir mi sueño de publicar mi primera novela realizando una microdonación en https://paypal.me/ioescritora?locale.x=es_ES o realizando una suscripción mensual de 2€ o 5€ en https://patreon.com/ioescritora
De ambas maneras estarás contribuyendo. Gracias infinitas.

Deja un comentario